csm_profesor_internacional_maestria_en_derecho_internacional_eac2ff33d2.jpg

La expresión brexit, que nació de las palabras inglesas Britain (Gran Bretaña) y exit (salida), se refiere a la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). El referendo con la pregunta: “¿Debe el Reino Unido permanecer como miembro de la UE o abandonarla?” se realizó el 23 de junio del 2016 y arrojó un resultado de 17,4 millones de votos a favor de irse frente a 15,1 millones en contra.

En principio, la UE y el Reino Unido tenían hasta el 29 de marzo del 2019 para negociar un acuerdo de salida. El 11 de abril, la UE y Theresa May, primera ministra del Reino Unido, acordaron extender, por segunda vez, la prórroga que indica el artículo 50. La nueva fecha límite es el 31 de octubre de este año.

Jacques Hartman, profesor invitado de la Maestría en Derecho Internacional y del programa de Derecho de La Sabana, explica que el brexit sugiere tres panoramas en el Reino Unido:

1. Conservar un trato como el que planteó May o uno similar: 

May propuso realizar un acuerdo con la UE para hacer una salida que favorezca a las dos partes, proteja los empleos y garantice la seguridad del país. Algunos analistas consideran que es muy difícil obtener un acuerdo mejor. Buscando la aprobación de este, la primera ministra logró una segunda prórroga del artículo 50.

2. Retirarse sin un acuerdo de salida: 

Este camino traería graves consecuencias para la economía del Reino Unido y muchos países de la UE. Después de muchos años con un mismo marco regulatorio, salirse sin un acuerdo comercial podría significar:

-Puertos bloqueados.

-Aerolíneas sin conexiones.

-Desabastecimiento de comida y drogas importadas.

Esta salida implicaría un aumento en el riesgo de los negocios, incluso para los empresarios colombianos que exportan e importan bienes y servicios con la UE. En este sentido, el profesor Hartman sostiene que el brexit tiene importantes consecuencias en el plano económico, debido a la cantidad de regulaciones de Europa en muchas áreas del mercado. Además, esta salida impacta en los negocios al traer inseguridad jurídica por el cambio del marco regulatorio en distintas áreas: salud, tecnología, comida, etc.

3. Volver a votar el Brexit para permanencer en la UE. 

El 10 de diciembre del 2018, el Tribunal Europeo de Justicia dictaminó que el Reino Unido podría revocar su solicitud de brexit de manera unilateral. No se necesita otro organismo de la UE para aprobar esto.